FORMACIÓN: EL OBJETIVO MÁS IMPORTANTE DE LA HUMANIDAD.

Logo Formación Área TIC Apfos

Formación Área TIC Apfos

Intentaremos exponer nuestra opinión ante un título tan rotundo. Seguramente y como es lógico, usted pensará que lo más importante de su vida es que tenga salud y no le faltará razón, pero en realidad, cuando pensamos esto, lo hacemos en el corto o medio plazo, y no a largo plazo. Para conocer la diferencia debemos realizar un análisis objetivo de estos dos aspectos importantísimos, empezaremos con la salud o sanidad, como prefieran llamarlo.

En la actualidad, el sistema sanitario de los países más desarrollados, dejando de lado si es privado o público, se basa en detectar una dolencia y curarla, utilizando para ello la tecnología existente. Históricamente, nunca hemos estado mejor en este aspecto, ya que hace solo cien años (en algunos países incluso cincuenta años o menos), muchas dolencias no disponían de diagnóstico o tratamiento alguno y gracias al avance técnico-científico se ha ido solucionando, y esto es inamovible, eso si, desgraciadamente siguen existiendo muchos países donde el mayor problema no es tener salud sino un poco de comida para sobrevivir, esto se basa en otros problemas de tipo económico y no deberían tener lugar en este artículo, pero si lo tienen ya que la formación de los países desarrollados puede combatir la pobreza perfectamente. Así pues, tenemos que en un margen de tiempo bastante pequeño de la humanidad, el avance y mejora de las condiciones socio-sanitarias ha sido importante, y todo esto gracias a la investigación científico-técnica en muchos otros campos, es decir, gracias a que en este período de tiempo, mucha gente se ha dedicado a investigar y crear soluciones al respecto, tenemos la sanidad actual. Sino hubiera ocurrido y la investigación se hubiera dejado de lado, aún tendríamos los problemas de antaño y nuestras dolencias o esperanza de vida sería también la de antaño, así pues estamos corroborando el título de este artículo, la investigación de hoy será la mejora social de nuestro futuro cercano, aunque sea a largo plazo, ¿Y de donde surge la investigación?, pues de personas altamente formadas, con apoyo institucional de cualquier tipo, obviando, como hemos comentado, el plano económico, que trabajan con ese objetivo cada día sin pausa.

Una vez que hemos refutado que la formación, es el objetivo más importante, para que la humanidad mejore, deberíamos obtener como mínimo una pregunta como esta: ¿qué tipo de formación científico-técnica necesitamos?, la verdad esta pregunta es demasiado general para contestarla a priori, para ello debemos realizar una visita al pasado para poder realizar un análisis objetivo y veremos como muchos tópicos actuales se desmontan ante la evidencia de la verdad y esta es que necesitamos una sociedad bipolar, una mayoritaria productora que se dedique a mejorar la tecnología existente (si lo prefiere industrial) y otra más minoritaria, la sociedad dedicada a la investigación. Sin caer en el plano económico y aspectos ideológicos, para no alargar demasiado el artículo, cuando empezó la era industrial, gracias a pequeños avances científicos y poco a poco, se vio que esta necesitaba de personal técnico que mejorará y mantuviera la maquinaria existente, es decir que se ocupara de la tecnología y también de una minoría que se dedicara a investigar sobre nuevas soluciones o descubrimientos científicos, dio lugar, con el tiempo, a implantar un sistema formativo para la sociedad, del que deriva, por muchos motivos erróneo, el sistema actual. En aquella época, instituciones privadas tomaron la iniciativa, sobre todo pequeñas escuelas técnicas y científicas que formaban de manera libre, pero estructurada y eficiente, hicieron posible la implantación de este tipo de formación científico-técnica, para llevar a cabo ese tipo de sociedad que demandaba productos altamente estructurados y que se podía dedicar a realizar otros objetivos menos fundamentales para el bienestar y futuro de la misma, como es actualmente el sector terciario al completo, a excepción del sector investigador ya comentado.

En la actualidad, dentro del marco de crisis económica actual, el principal problema que tiene nuestra sociedad, es que se ha dejado de lado esos principios imprescindibles, que hacen avanzar a la misma, y volviendo al tema principal, la formación se inclina hacia sectores que son prescindibles, en su mayoría, y se ha institucionalizado, creándose unas titulaciones o certificaciones que no determinan tanto la habilidad y capacidad del estudiante a la mejora de los procesos comentados sino al mercadeo y a empleos de poco valor añadido que rozan la incompetencia y la inutilidad, tanto del individuo como de toda la sociedad en general, la prueba la tenemos delante, se ha creado una sobreproducción para el consumo y falso bienestar de una parte de la población mundial, que tal y como muestra una función exponencial matemática, todo crece sin control hasta que se topa con la realidad física, por lo tanto ahora si podemos contestar a esa pregunta, y es que debemos fomentar una formación especializada científico-técnica estable e inamovible que mejore por si sola, sin especulaciones ni incrementos exponenciales de natalidad ni mortalidad, etc., ya que de continuar así, crearemos otro tipo de sociedad, la innecesaria mayoritaria y la necesaria, por supuesto muy minoritaria.

Hasta aquí, hemos comentado que la formación debería volver a sus esencias y necesidades de antaño donde realmente sea útil, pero nos queda decir, muy bien, pero ahora esto no es así y por lo tanto ¿cómo me formo?, ¿que estudio?, etc., como de costumbre obtenemos más incógnitas y volvemos a nuestro mundo particular e individual, la respuesta, según nuestra sincera opinión, es que la crisis económica actual está refutando lo comentado aquí, sin formación útil y práctica no existe futuro aparente, sino estancamiento, y se está creando una brecha sin precedentes en la sociedad mundial, donde unos pocos podrán subsistir sin problemas y casi todos los demás deberán perecer en la miseria, ya que se sobrepone la economía física a la ficticia, y esto hará que caiga, de hecho lo está haciendo ya, el sector terciario en masa,en los países de momento desarrollados, y más miseria y desesperación en los demás países; así pues recomendamos una formación científico-técnica dual, la institucional con salida hacia la investigación y una especializada que no ofrecen las instituciones habituales y conocidas, como por ejemplo la que intentamos ofrecer en el Área TIC Apfos,

Con este artículo, no pretendemos oscurecer ni dar miedo ante el desconocido futuro de la sociedad mundial, sino ofrecer un poco de luz ante las cartas marcadas que nos ofrece el presente y que podemos intuir, de esta manera pretendemos la buena preparación y fomentar un futuro mejor para todo el mundo sin excepciones, ya que otro tema que hemos dejado aparcado y no menos importante, es que el fin de la formación y aprendizaje científico-técnico no es otro que crear soluciones viables y eficientes para la humanidad, ¿y no es el hambre, la enfermedad y la miseria de una parte importante de la humanidad, un problema a solucionar?. Por ahora lo dejamos aquí, muchas gracias por leernos y hasta el próximo artículo.

Anuncios

Estrategias Financieras en Época de Crisis

Balance Financiero

Balance Financiero

En estos duros momentos, en general, desde el Área TIC de la asociación Apfos, pensamos que con este artículo podremos ayudaros, enfocándonos en entidades sin ánimo de lucro, sobre un aspecto básico para la supervivencia,, la comprensión y aplicación de mecanismos de economía financiera básica.

Como todo el mundo debería saber y aplicar, un balance financiero, es la herramienta básica en contabilidad, para conocer el estado financiero de cualquier entidad, es decir, el balance de gastos en un lado y el balance de ingresos en el otro lado. Justamente, ahora estos balances tienen resultados negativos o más negativos que antes de la crisis (es decir gastamos más de lo que ingresamos en cuenta o tenemos menos presupuesto para nuestros proyectos), aspecto que merma nuestra actividad. A diferencia de lo que podamos escuchar por los medios convencionales de gran difusión, esta crisis económica, no está basada en un problema de gastos, sino de ingresos, para que esto se entienda pondremos un ejemplo:

Si una ONG, dedicaba el 50% de su presupuesto a un proyecto solidario en el tercer mundo y sus ingresos caen un 40%, está claro que la misma no podrá continuar dedicando la misma proporción de dinero a ese presupuesto, o tendrá que recortar de otros lugares. Si el próximo año, ocurre lo mismo o de manera parecida, obtendremos otro paquete de recortes y así hasta convertirse en una espiral o cadena y finalmente ocurrirá la suspensión de dicho proyecto, porque los gastos no serán asumibles. Esto es justamente lo que ocurre en el estado español u otros con la misma problemática, y aquí nos centraremos, en paliar lo máximo posible los efectos de esta crisis.

Una vez que hemos detectado el problema ingresos, debemos enfocarnos en el mismo y no en recortar de manera directa o inconsciente el presupuesto, ya que esta medida de recorte afectará al funcionamiento de la entidad y podemos observar que esta crisis tiene largo recorrido, por lo tanto llegará un momento donde no podamos recortar más y supondrá la muerte de la entidad, eso sí, podemos racionalizar el gasto y aprovechar para fomentar políticas de eficiencia en todo lo que sea posible. Análisis y soluciones:

-Primer paso: detectar la pérdida de ingresos en nuestro balance financiero anual, debemos coger el último balance anual y los cinco años anteriores, acto seguido debemos calcular los % de las diez partidas o procedencias de ingresos más importantes de cada año .

-Segundo paso: comparar los datos y detectar la caída de ingresos más importantes, y por lo tanto su procedencia. Así ya detectamos el lugar del problema.

-Tercer paso: Aplicar estrategias para suplantar dichas pérdidas, es decir, en épocas de crisis si obtenemos dinero de X procedencia, y esta merma de forma constante con el paso del tiempo, está claro que debemos crear nuevas formas o nuevas fuentes de generación de ingresos, es decir debemos reformar nuestro sistema de ingresos. Por ejemplo, si recibimos subvenciones del estado y estas suponían el 50% de nuestro presupuesto, y año a año, recibimos menos dinero, llegará el momento descrito anteriormente y es que el estado cerrará el grifo, tocando seriamente nuestra continuidad o gran parte de nuestros proyectos, convirtiéndose en un mal mayor por no haber actuado a tiempo.

-Cuarto paso: ¿donde y como conseguir más ingresos?, esta pregunta es tan general que es muy difícil responder por los diferentes ámbitos de actividad, porque puede ser que unas soluciones sean buenas para un tipo de actividad y desastrosas para otras. En general, encontraremos la respuesta aplicando estos tres aspectos:

1.Creatividad.

2.Visión.

3.Aplicación de nuevos conocimientos o sistemas.

-Quinto paso: teniendo en cuenta los tres puntos anteriores, intentar invertir una parte insignificante del presupuesto para nuevas ideas, el I+D se puede aplicar a casi cualquier actividad de la humanidad, y una buena idea puede significar no sólo la salvación de nuestra entidad, sino una nueva actividad importante. Cuando decimos una proporción insignificante estamos hablando de no más de un 1% de nuestros ingresos.

Como hemos comentado por encima, también es muy útil aplicar herramientas o sistemas eficientes en vez de recortar en personal o en proyectos, en infinidad de aspectos, os dejamos unos cuantos en calidad de ejemplos que puedan ser útiles:

-Gastos superfluos:: minimización o total eliminación de los mismos, por ejemplo si gastamos demasiado papel de impresión, iluminación o equipos antiguos que absorben excesiva potencia, servicios externos caros, etc.

-Eficiencia, productividad y rendimiento: promulgar la polivalencia, es decir, si disponemos de empleados, buscad voluntarios entre ellos, mejor mediante formación si es posible, así también creáis buen ambiente y el trabajador se compromete y se siente implicado en la entidad; además de obtener valor añadido y mayor productividad para la entidad, sin merma en el presupuesto. Otro punto básico, es implantar la eficiencia en cualquier tarea de nuestro día a día como sistema y renovar constantemente la actividad con mejoras eficientes y productivas, etc.

En resumen, racionalizando correctamente, podremos superar o minimizar bastante los inconvenientes de esta crisis económica, esperamos que este artículo os sea de ayuda en esta época y si tenéis dudas emitid un comentario y os responderemos gustosamente.

Hasta pronto,