¿ACCESO A LA JUSTICIA PARA TODOS?

tasa judicial

¿Qué son las tasas judiciales? Es la tasa fiscal que debe abonarse a la Administración por el hecho de acudir a la justicia. En un principio únicamente afectaba a las grandes empresas, aseguradoras y bancos. No obstante, tras la aprobación de las últimas medidas afecta a todos por igual, sean empresas o personas, salvo aquellos que estén acogidos a la justicia gratuita. La tasa se compone de una parte fija según el procedimiento y una parte variable en base a la cuantía. Si la tasa no se abona no se admitirá a trámite el procedimiento judicial.

¿Quién o qué hechos judiciales están exentos?

No existen tasas en el orden penal. Las denuncias para el seguimiento de delitos y faltas, violencia de género no deberán abonar tasa alguna.

En el orden civil y mercantil están exentos:

Procesos de capacidad, filiación y menores. También los procesos matrimoniales que versen sobre menores (custodia y alimentos).

Reclamaciones inferiores a 2.000,00 €.

Concurso voluntario solicitado por el deudor.

En el orden social, es decir, aquel que afecta a los trabajadores en sus relaciones con el empresario solo se debe pagar la tasa en los casos de recurso contra sentencia. En el caso de trabajadores por cuenta ajena tendrán un descuento del 60 %, es decir, un trabajador que no estuviera de acuerdo con la resolución tendría que pagar una tasa de 200,00 € fijos.

En el orden contencioso administrativo solo están exentas las reclamaciones contra la administración que se inicien consecuencia del silencio de la propia administración. Es decir, si hemos presentado una reclamación contra un Ayuntamiento y este no contesta en el plazo legal no se deberá abonar la tasa.

La medida se ha adoptado con efectos recaudatorios aunque se haya alegado que es para mejorar la justicia en este país, colapsada por los pleitos. Lo cierto es que atendiendo a la actual situación económica el derecho al acceso a la justicia de la clase media queda comprometida y el derecho a apelar casi anulado por completo. La justicia puede considerarse hoy más que nunca la justicia de los ricos.