Los Minijobs en la reforma laboral.

¿Qué es un minijob? Se trata de contratos de trabajo con una baja remuneración, 400 €, y un máximo de 15 horas laborales a la semana que se aplican en Alemania desde el año 2003. Si bien es cierto que en la nueva reforma del mercado laboral no se fijan de forma concreta, pero también lo es que se han aplicado diferentes fórmulas, como por ejemplo en la modificación de la contratación de formación y aprendizaje, que deja una puerta abierta a los minijobs en un futuro. Estos son los puntos de la reforma en cuanto a los contratos de formación:

–         Se podrá utilizar con trabajadores mayores de 16 años y menores de 25 años que no dispongan de cualificación profesional reconocida. Hasta que no se reduzca el paro hasta una tasa del 15 % el límite máximo será de 30 años. En los casos de trabajadores con discapacidad no se aplicará el límite máximo de 25 años.

–         La duración mínima será de 1 año y la máxima de 3 años. Las incapacidades temporales interrumpen el cómputo del plazo.

–         Terminada la duración del contrato el trabajador no podrá ser contratado nuevamente a través de dicha modalidad por la misma empresa u otra y mismo puesto de trabajo por el que desempeñó la formación. Pero sí podrá serlo para otros puestos.

–         El trabajador debe recibir la formación en centros formativos o en la misma empresa si reúne ciertos requisitos.

–         El trabajador podrá solicitar el correspondiente certificado de profesionalidad.

–         El tiempo efectivo de trabajo no podrá ser superior al 75 % durante el primer año y del 85 % en el segundo y tercero.

–         El salario se fijará en proporción al trabajo efectivo. No podrá ser inferior al salario mínimo interprofesional en proporción al trabajo efectivo.

–         Las empresas que utilicen esta modalidad de contrato con desempleados inscritos con anterioridad a 1 de enero de 2012 tendrán una reducción en las cuotas empresariales del 100 % si la plantilla es inferior a 250 o del 75 si es superior.

La reforma de los contratos de formación ha sido adoptada ante la necesidad de reducir la tasa de paro, sobretodo entre los menores de 25 años, que en la actualidad alcanza casi el 50 %. Y entendemos que afectará a los jóvenes de hasta 30 años un tiempo indefinido si atendemos que la reducción del 22 % al 15 % de la tasa de paro se presenta complicada. En consecuencia, el acceso de los jóvenes a su primer puesto de trabajo se verá marcada por la reducción de salario y de jornada de trabajo. Es decir, si atendemos que el salario mínimo interprofesional esta congelado en 641 €, una persona de 30 años podría llegar a cobrar 480 €, recordando de esta forma lo que ya hemos señalado al respecto de los minijobs. Pero también cabe entender que existirá cierta inseguridad entre dicha población por cuanto un menor de 30 años puede ver encadenados varios contratos de formación y aprendizaje siempre que sea en puestos diferentes, alargando dicha situación de precariedad en el tiempo. Todo ello a cambio de reducciones del 100 % en las cuotas que deben abonar los empresarios. Habrá que estar a la próxima reforma, en caso de producirse, para comprobar si definitivamente se instala el sistema alemán de los minijobs, pero lo cierto es que la puerta ya ha sido abierta para su entrada.

 

Para más información y consultas: darribas@apfos.org

 

 

Anuncios

APUNTES SOBRE LA REFORMA LABORAL

El modelo laboral español es insostenible. Con estas palabras se describe la actual situación laboral española y se define aquél modelo del que tanto se vanagloriaba el actual gobierno de haber legado al anterior ejecutivo socialista. Las presiones de las instituciones europeas y la necesidad de solucionar el paro entre los menores de 25 años, el desempleo de larga duración, la actual tasa de temporalidad, que es de casi el 25 %, y los efectos que produce todo ello en las arcas de la Seguridad Social, han motivado la actual reforma del mercado laboral que expondremos y que será objeto de un estudio más detallado próximamente.

De entre todas las novedades cabe señalar las siguientes por sus efectos directo a los trabajadores:

–         Las empresas de trabajo temporal estarán autorizadas a operar como agencias de colocación. Es decir, actuarán por ejemplo como el INEM.

–         Se incluye como derecho el acceso a la promoción y formación los trabajadores en el trabajo. No obstante incluirse como derecho, se modifica el contrato de formación ampliando su duración máxima hasta tres años, implicando durante más tiempo una reducción salarial para aquellos que son contratados bajo este modelo.

–         Se crea un nuevo modelo de contratación denominado contrato de trabajo indefinido de apoyo a los emprendedores. Destinado a favorecer a través de bonificaciones para las empresas de menos de 50 trabajadores la contratación de jóvenes y desempleados de larga duración. A pesar de denominarse indefinido el empresario solo tiene la obligación de mantener el contrato durante tres años para poder acceder a las bonificaciones. Consecuentemente, pasados dichos tres años podrá despedirlo sin perjuicio alguno para la empresa.

–         Anteriormente los trabajadores contratados a tiempo parcial no podían realizar horas extraordinarias. Ahora sí, ampliando de esta forma las horas de trabajo, hecho contradictorio ante la pretensión de generar más puestos de trabajo.

–         Por parte de la empresa se podrán modificar sustancialmente las condiciones de trabajo cuando existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción. Es decir, los trabajadores podrán ver modificados su jornada y horario de trabajo, el régimen de trabajo de turnos, el salario, el sistema de trabajo y funciones. En consecuencia, el contrato firmado para acceder al puesto de trabajo puede ser modificado por el empresario cuando crea conveniente. No obstante, en caso de desacuerdo se puede acudir a la vía judicial.

–         Se podrá suspender el contrato de trabajo o reducir la jornada de trabajo por parte del empresario por razones económicas, técnicas, organizativas, de producción o de fuerza mayor. En los casos que así lo justifique el empresario será beneficiario de bonificaciones.

–         En cuanto a la negociación colectiva se da preferencia a la negociación con la empresa en las materias de jornada y horario de trabajo, el régimen de trabajo de turnos, el salario, el sistema de trabajo y funciones. Es decir, los convenios sectoriales pierden fuerza. Este hecho entendemos que generará desigualdades salariales entre empresas del mismo sector.

–         Se deja sin efecto la conversión de trabajadores a fijos en aquellos supuestos que hubieran estado contratados durante un plazo superior a veinticuatro meses, con o sin solución de continuidad, para el mismo o diferente puesto de trabajo con la misma empresa o grupo de empresas, mediante dos o más contratos temporales, sea directamente o a través de su puesta a disposición por empresas de trabajo temporal, con las mismas o diferentes modalidades contractuales de duración determinada. Se fomenta la temporalidad de trabajadores de forma indefinida.

–         En cuanto al despido se admite como procedente el despido por faltas de asistencia aún cuando sean justificadas y por falta de adaptación a las modificaciones técnicas sin contar ningún plazo desde la introducción de las mismas.

–         El despido improcedente reconocido por el empresario dará derecho a una indemnización a 33 días de salario por año de servicio, suprimiendo los salarios de tramitación.

Desde nuestra opinión entendemos que se trata de una reforma que amplia la ya realizada por el gobierno anterior. No es nueva. Pero no hemos de fijarnos tan solo en la rebaja por el despido improcedente, nota más llamativa, sino en la norma en su conjunto. A pesar de anunciar a bombo y platillo que es justa por la posibilidad de acceso al trabajo a aquellos que están en una situación precaria, menores de 30 años y desempleados de larga duración, lo cierto es que facilita el despido en sus formas y contenido, el trabajo continuará siendo precario y temporal, se amplían las jornadas de trabajo y beneficia casi exclusivamente a empresas y las dota de mayor poder frente al trabajador.

 

Para más información y consultas: abogadostercersector.org